09 Nov

Blockbuster se ha convertido en una atracción turística de Alaska

Lejos quedaron los días en los que para ver una película había que alquilarla. El lugar era Blockbuster, la franquicia internacional que en la Argentina desplegó locales. El viernes era el día por excelencia para alquilar películas y comprar golosinas.

Aunque el desarrollo del alquiler de películas on demand mató al negocio, algunos locales sobreviven: quedan diez en los Estados Unidos, de los cuales seis están en el estado de Alaska. En la Argentina no queda ninguno: el primero abrió en 1995 y el último cerró en 2010.

En Alaska, el estado más septentrional de EE.UU., viven unas 700.000 personas, y muchas de ellas gustan de ir a alquilar películas. Tal vez por el clima frío, que puede llegar a los -25° en las ciudades de Kenai, Soldotna y Homer. En esa extremo del mundo, el Wi-Fi es muy costoso y no hay paquetes ilimitados de datos.

Durante sus años dorados, Blockbuster llegó a tener 9.000 locales en Estados Unidos y llegó a generar una facturación de $6.000 millones con turnos de atención de 17 horas por día.

Para los turistas nostálgicos que visitan el frío estado, un infaltable es ir a fotografiarse con algún local de Blockbuster. Además de películas, la cadena sigue vendiendo merchandising: buzos, remeras y bolsos. Y tiene clientes leales desde hace 25 años.

¿Sabías que la palabras Blockbuster significa “Taquillero”?

Blockbuster incluso sigue estando presente en la cultura popular estadounidense. La parodia de la actriz Amanda Bynes en su programa The Amanda Show (1999-2002) es uno de los mejores ejemplos:

 

Fuente: El Clarín

Share this

Leave a reply